The Serbian Connection I: The Bridge on The Drina

In this episode, the first of a two part installment in collaboration with my dear Serbian friend, Ivan Praštalo, we get together to talk about The Bridge on The Drina, the best known novel by Yugoslav author Ivo Andrić, winner of the Nobel Prize in 1961.

You can read Ivo Andrić’s Nobel banquet speech here.

You can read Andrić’s short story “Death in Sinan’s Monastery” (specially recommended by Ivan) here.

The image used as cover for this post is a cover design for The Bridge on The Drina by the Slovenian architect Uroš Vagaja.

Julio Cortázar and Chance

In Immortality, Milan Kundera attempts a taxonomy of coincidences. There’s the mute coincidence, which has no meaning; poetic coincidence, which acts upon life as a literary device; contrapuntal coincidence — when two actions meet as two different melodies that suddenly harmonize; and finally, the story producing coincidence. The latter is, of course, the most interesting and it is also the one which led me one day to hold in my hands Julio Cortázar’s typewriter.

Coincidences are communicating vessels. How, then, should one tell a story about coincidences? Surely not in a straightforward manner — what a betrayal of the subject that would be! No. It should be a natural flow made up of fortunate deviations, following the same principle I followed during the trip our story is concerned with. I remember, for instance, my days in Florence and Venice, where I walked guided exclusively by those cities’ nods: the color of the flowers on a balcony, the play of the light in an alley, the orientation of a seagull’s beak while standing atop of a statue.

The disposition to accept chance was already mine, I believe, but it was reading Cortázar, and particularly reading Hopscotch (and rereading it, and ding-re-rea, and re-ding-rea, etc.), what elevated that wandering into a modus vivendi, a search, and almost an ethics. All this is a cliché, of course; the same type of cliché that launched a generation of American youngsters to the highway after reading Jack Kerouac’s On The Road. Nonetheless, I’m not ashamed of this sentimental lapse because how sad, how incomplete is the life of a reader who never found the book to transform him from Alonso Quijano into Don Quixote.

So, being 23 years old and armed with notes and an openness to signs, I started my journey. I traveled to Europe and did my pilgrimage across Paris, where the characters of Hopscotch, The Pursuer, 62: A Model Kit and so many short stories used to roam. I crossed the bridges and walked the quais and rues mentioned in the pages; I dined at the restaurant Polidor and drank coffee at Deux Magots — both favored by Cortázar —; I went to the street where his apartment used to be and took pictures of the plaque attesting to it; I visited the Maison de l’Argentine where Cortázar stayed (his roam, unfortunately, had a new lodger); I traversed the gallery where time and space bend in one of his best stories, ‘The Other Sky’; and, obviously, I went to see his grave where I left a bottle of wine, a Gauloise cigarette and a subway ticket.

Some coincidences reached me there, from which I will tell about one: while strolling on the Place Notre-Dame-des-Victoires, I came upon a broken umbrella, a sight that cannot be ignored by anyone who has read Hopscotch: “An umbrella, precisely. Maybe you remember, Maga, that old umbrella we sacrificed in a gully in Montsouris Park one sunset on a cold March day. We threw it away because you had found it half-broken in the Place de la Concorde.“ March was precisely the month when I was traveling. A clear example of a poetic coincidence.

This spell wasn’t limited to Paris. In Prague I got lost and, trying to figure out where I was I found a portrait of Cortázar silk-screen printed on a café’s glass door.  In Rome, right in front of a bookstore where I found the short story collection: ‘Las armas secretas’, I saw the poster for Michelangelo Antonioni’s Blow Up, a film based on a story included in that collection.

But the best coincidence and the only one that could be called a story producing coincidence, found me in Barcelona, in the Casa de las Américas’ cinema where they were screening a documentary about Cortázar. I went there with my cousin, Tania (who had found about the event), and we were joined by Tania’s friend, an old classmate from Mexico whom she hadn’t seen in years but had run into that very same evening right before the screening in a restaurant’s bathroom.

When the documentary was over, the director stood up willing to answer some questions. A bald, slender, tall, glass-wearing man raised his hand and made a private joke followed by scattered laughter from those in the know. Upon seeing the man’s face I recognized him: he was Carles Álvarez Garriga, editor of many Cortázar collections. My shyness would have prevented me from approaching him if it weren’t for Tania’s friend who practically pushed me. I told the man I was soon going to Paris and wanted to know if there were any places he would suggest for me to visit. Without looking at me he lit a cigarrette, asked for a piece of paper and a pen, and drew a map to find Cortázar’s grave. I thought that would be it, but as I started to walk away, Álvarez Garriga asked me if we had plans. “None”, I said and he suggested to grab a drink at a nearby terrace.

The editor, accompanied by a friend, sat like a monarch and his status as cultural chieftain was signaled by strangers who constantly came by our table to exchange a few comments about a new book, an exhibition, an inauguration, asking either his opinion or his assistance. We talked, as one can imagine, about our common interest: the Argentinian ghost who hovered over us. Back then I was neck-deep in Cortázar’s ouvre given I was writing my thesis on him, so I could hold my own in conversation. The fact Álvarez Garriga had the lead in drinks was helpful as well. After about an hour, our host mentioned that, thanks to his close friendship with the recently deceased Aurora Bernárdez, Cortázar’s first wife and executor of his will, he had inherited a sizeable portion of the writer’s manuscripts, first editions, personal possessions, and other memorabilia. As someone who knows himself sole guardian of a secret treasure, he smiled and asked: would you like to see the collection? Eventhough we knew following this virtual stranger to his apartment might end up in our murder or something worse, we accepted the offer.

Mathematician Joseph Mazur explains in his book Fluke that coincidences shine simply because the complex network of causes and effects they’re born out of remains hidden from us. In fact, Mazur says, given the immense number of variables in which human beings participate, coincidences are merely quotidian, normal, trivial. In other words, Mazur attempts there what Kundera thought would never exist: existential mathematics, the science that would forever explain coincidence. However, as it usually goes, metaphysics sneaks in through science’s legs because every time a person is selected by synchronicity, no matter who they are and whether they bow to scales and measures or believe in astrology, they will say with wonder: “What a coincidence!”. Not even the probabilistic sandpaper has managed to take away coincidence’s luster. Facing a coincidence (specially the story generating kind), we can’t help but to feel chosen by fate. In each coincidence there’s a ciphered message specific to us. There are those whose interest lays in cataloguing them or systematizing them; me, I want to follow them. Like narrative crumbs, coincidences work for me as a guide through the intricate bower of potentialities that is each instant. And though Kundera is who has reflected upon this the most, it is Cortázar who takes them as a compass.

I borrowed that compass from him and thanks to it I found myself there, at the apartment of the editor of all the letters and lecture transcriptions. That serendipity map led me to sit at that table, eating ice-cream from Cortázar’s plate, to read his handwritten poems on a napkin, to consult his contact book (which I happened to open on the page where the name and phone number of Italo Calvino were written), to wear his glasses and carry his mythical Olivetti, the one in which he wrote so many unforgettable pages.

In the end, the elements that make up coincidence can clearly —and to the relief of this planet’s Mazurs—, be explained with math. Nevertheless, what makes a coincidence what it is, is just that feeling that something escapes us, that there’s an unexplainable excess, a brief wavering of reason allowing fantasy to creep in; that which Cortázar sought in his texts: “what I have been able to invent in this area has always been made with a feeling of nostalgia, nostalgia of not being able to completely open those doors that on so many occasions I have seen open wide for a few, fleeting seconds.”

Those doors, I feel, are increasingly difficult to open because chance, the only soil where coincidence can grow, is besieged. Its terrain is being usurped by algorithms which, knowing us better than we know ourselves, are able to predict and give us exactly what we want to see/buy/listen to/read/consume all the time. Coincidences born out of said algorithms are of a new kind Kundera couldn’t predict: spurious coincidences. Their findings and the emotions they elicit are premeditated, meticulously calculated, produced.

Thinking about this I have come back to Cortázar (and to many of the writers his work introduced me to) and I have gone outside looking for a coincidence.

Hopscotch excerpt is taken from Gregory Rabassa’s translation.

Cortázar y la casualidad

En La inmortalidad, Milan Kundera ensaya una tipología de la casualidad. Están la casualidad muda, la que no parece tener significado; la casualidad poética: aquella que actúa en la vida como una figura literaria; la casualidad contrapuntual: cuando dos acciones se cruzan como melodías distintas que de improviso armonizan; y finalmente la casualidad “generadora de historias”. Es esta última, por supuesto, la más interesante y la que me llevó un día a sostener en mis manos la máquina de escribir de Julio Cortázar.

Las casualidades son vasos comunicantes. ¿Cómo contar entonces una historia sobre casualidades? Seguramente no de forma directa. ¡Qué traición al tema! No. Ha de ser un flujo natural, hecho de desvíos afortunados, justo como ocurrió en el viaje que nos ocupa. Recuerdo, por ejemplo, mis días en Florencia y Venecia, donde me serví exclusivamente de guiños de la ciudad para orientarme: el color de las flores adornando un balcón, el juego de luces en una calleja, la dirección a la que apuntaba el pico de una gaviota sobre una estatua.

Esa disposición a pactar con el azar ya estaba en mí, creo, pero fue la lectura de Cortázar y particularmente la lectura de Rayuela (y relectura y lerectura y turalerec, etc) lo que elevó dicho deambular a modus vivendi, a búsqueda y casi a ética. Todo esto es un cliché, por supuesto, el mismo tipo de cliché literario al que se rindió una generación de jóvenes estadounidenses tras leer On The Road de Jack Kerouac. Y sin embargo ni me avergüenza ni me arrepiento de este desliz sentimental pues qué triste, qué incompleta la vida del lector que nunca halló el libro que lo transformara de Alonso Quijano en Don Quijote.

Así, a mis 23 años y armado con notas y esa apertura a los signos, inicié mi gesta. Viajé a Europa y peregriné por el París donde deambulaban los personajes de Rayuela, El perseguidor, 62/Modelo para armar y tantos cuentos. Visité los puentes, quais y calles mencionadas en sus páginas; cené en el restaurante Polidor y bebí café en el Deux Magots – ambos favoritos de Cortázar – ; fui a la calle donde estaba su apartamento y tomé fotos a la placa que lo verifica; me dirigí a la Maison de l’Argentine donde Cortázar se hospedó (su cuarto, lamentablemente, estaba ocupado); crucé la galería que aparece en uno de sus mejores relatos, ‘El otro cielo’; y, obviamente, fui a su tumba, donde dejé una botella de vino, un cigarro Gauloise y un boleto de metro.

Algunas casualidades me visitaron allí, de las que rescato una: paseando por la Place Notre-Dame-des-Victoires me hallé un paraguas roto; aparición que, para quienes han leído Rayuela, no puede pasar desapercibida: “Justamente un paraguas, Maga, te acordarías quizá de aquel paraguas viejo que sacrificamos en un barranco del Parc Montsouris, un atardecer helado de marzo”. Marzo, justamente el mes en que viajaba. Una casualidad poética donde las haya.

Y este influjo no se limitó a París. En Praga me perdí y tratando localizar los nombres de las calles me encontré con un retrato de Cortázar serigrafiado en el cristal de un café. En Roma, frente a una librería donde hallé el volumen de relatos Las armas secretas, me topé con el póster de Blow Up de Michelangelo Antonioni, basado en ‘Las babas del diablo’, incluido precisamente en aquella antología.

La mejor casualidad y la única que podría catalogarse como “generadora de historias” que ocurrió durante ese viaje, me halló en Barcelona, en la sala de cine de la Casa de las Américas donde se proyectaba un documental sobre Cortázar. Habíamos asistido por sugerencia de mi prima, Tania, y nos acompañaba (¡otra casualidad tremenda!) una amiga suya a quien no había visto en años, desde que ambas estudiaban en Cholula, y a quien se encontró en el baño del restaurante donde habíamos comido. Al terminar el documental el director se levantó dispuesto a responder preguntas. Un hombre calvo, delgado, de lentes y barbado levantó la mano e hizo un chiste privado que arrancó risas entre los entendidos (nosotros y la mayoría del público no incluidos). Al ver al hombre del chiste lo reconocí: era Carles Álvarez Garriga, editor de varias compilaciones de textos cortazarianos. Mi timidez me hubiera impedido hablar con él de no ser porque la amiga de Tania prácticamente me empujó. Le dije al hombre que pronto iría a París y que me gustaría saber de lugares específicos para visitar si estaba interesado en Cortázar. Sin mirarme encendió un cigarro, me pidió una hoja y dibujó el mapa para hallar la tumba del cronopio. Pensé que eso sería todo y, mientras me alejaba, Álvarez Garriga me preguntó qué planes teníamos. “Ninguno”, le dije, y nos invitó por un trago a una terraza cercana.

El editor, acompañado de un amigo, encabezaba la tertulia como un monarca y su estatus de cacique cultural quedaba evidenciado por las constantes visitas a nuestra mesa de personas que mencionaban como de pasada un nuevo libro, una exposición, una inauguración, etc. y pedían su opinión o su asistencia. Hablamos, como era de esperarse, de nuestro interés en común: el argentino fantasma que se paseaba entre nosotros. Por entonces yo estaba metido de cabeza en textos sobre Cortázar para mi tesis de licenciatura y pude mantenerme a flote en la conversación. Ayudó también que Álvarez Garriga nos llevaba ventaja en bebidas. Pasada tal vez una hora, el anfitrión mencionó que, gracias a su amistad cercana con la recién fallecida Aurora Bernárdez, primera esposa y albacea de Cortázar, él había heredado buena parte de la colección de manuscritos, primeras ediciones, objetos personales y demás memorabilia del autor. Con la sonrisa de quien se sabe dueño de un secreto precioso, preguntó: “¿Les gustaría ver la colección?”. Aun conscientes de que seguir a ese virtual desconocido a un departamento podía acabar en la muerte o en algo más sórdido, decidimos ir.

El matemático Joseph Mazur explica en su libro Fluke que las casualidades brillan solamente gracias a que permanece oculta la complejísima red de causas y efectos que las hacen posibles. De hecho, indica Mazur, debido a la inconmensurable cantidad de variables en que se ven envueltos los seres humanos, la casualidad es cotidiana, normal, pedestre. En otras palabras, Mazur intenta ahí lo que el propio Kundera aventuró nunca existiría: la matemática existencial, esa que hallaría la ecuación para explicar la casualidad. No obstante, como suele ocurrir, a la ciencia exacta se le cuela siempre entre las piernas la metafísica porque no ha nacido aún la persona que, cuando elegida por la sincronicidad, no diga con asombro y aunque sea para sus adentros: “¡Qué coincidencia!” como quien dice: “¡Dios mío!”. Ni siquiera la lija probabilística puede despojar a la casualidad de su patina mágica. De cara a una casualidad (especialmente la generadora de historias), no podemos evitar sentirnos señalados por el destino. En cada una de ellas hay un mensaje cifrado específico para nosotros. Hay quien busca sistematizar su lenguaje o cuando menos catalogarlas, mas a mí lo que me interesa es seguirlas. Migajas narrativas, las casualidades me sirven de guía en el denso enramado de potencialidades que es cada instante. Y aunque es Kundera, quien más reflexiona en torno a ellas, es Cortázar quien las adopta como brújula.

Esa brújula que le tomé prestada, fue la que me hizo encontrarme ahí, en el apartamento del editor de los volúmenes de cartas y Clases de literatura. Ese mapa subrepticio me llevó a comer helado en la vajilla de Cortázar, a ver poemas suyos escritos en servilletas, a consultar su agenda (que abrí justamente en la página donde estaba anotado el nombre y número de Italo Calvino), a ponerme sus lentes y a cargar la mítica Olivetti donde escribió tantas de sus ilustres páginas.

En última instancia los elementos de la casualidad pueden, obviamente y para alivio de los Mazur de este mundo, explicarse por medio de las matemáticas. Sin embargo lo que hace a la casualidad es precisamente la sensación de que algo se escapa, de que hay un excedente inexplicable, un brevísimo flaqueo de la razón que permite que entre lo fantástico, aquello que Cortázar tanto buscaba en sus textos: “lo que me ha sido dado inventar en este terreno siempre se ha realizado con una sensación de nostalgia, la nostalgia de no ser capaz de abrir por completo las puertas que en tantas ocasiones he visto abiertas de par en par durante unos pocos fugaces segundos”.

Dichas puertas, me parece, son cada día más difíciles de abrir pues el azar, único campo donde puede germinar la casualidad, está asediado. Su territorio es usurpado por los algoritmos que, conociéndonos mejor que nosotros mismos, predicen lo que queremos ver/comprar/escuchar/leer/consumir a todas horas. Las casualidades nacidas de dichos algoritmos son un nuevo tipo que Kundera no pudo predecir: las casualidades espurias. Sus hallazgos y emociones son premeditados, profundamente calculados, producidos.

Con ello he vuelto a Cortázar (y a tantos escritores que su obra me presentó) y he salido a caminar en busca de la casualidad.

El mono velludo por el mono lampiño (y su madre)

En esta ocasión me reúno con Irma Violana Hernández: maestra de literatura, productora de video y autora de mi existencia para charlar sobre ‘El mono velludo’, una obra en ocho actos de Eugene O’Neill, gran renovador del teatro norteamericano y ganador del Nobel de literatura y cuatro Pullitzers.

Aquí podrán leer una entrevista y perfil de O’Neill publicado con motivo del estreno de ‘El mono velludo’ en 1922.

Para una valoración un poco más actual, aquí Sarah Churchwell de The Guardian reevalúa al genio.

Si hemos triunfado en generar interés en la obra, podrán hallarla en Project Gutenberg.

La desaparición de los rituales

En este episodio de Entusiastas me acompaña David Hernández, diseñador industrial, músico, dibujante, filósofo en sus tiempos libres y mi primo. Juntos platicamos sobre “La desaparición de los rituales”, el último libro del filósofo superestrella Byung-Chul Han, y de ahí nos agarramos para platicar sobre arte, poesía, relaciones, redes sociales y el mundo digital, etc.

Aquí pueden ver una entrevista con Byung-Chul Han sobre el libro: “Byung-Chul Han: “El dataísmo es una forma pornográfica de conocimiento que anula el pensamiento”

Y en este episodio del famosísimo podcast 99% Invisible, “Game Over”, pueden escuchar sobre la auténtica tristeza que sufrió una comunidad cuando el sitio digital donde se reunían fue suspendido. Una historia que provee una mirada diferente al asunto y complementa la conversación.

Finalmente, algunos dibujos de David:

El astrónomo

“Una mirada prodigiosa es necesaria”, decía Sergio. Yo estuve siempre interesado en abismos más que en el espacio y pienso que por ello me inscribí en el curso de verano de astronomía. Me aparecía ahí un poco como un fantasma, siempre en silencio, cuidadoso de no hacer ruido, sentándome en la última banca de la esquina más alejada al escritorio. Y sin embargo, de alguna forma, su endiablado ojo certero logró notarme y su incansable entusiasmo consiguió sacarme algunas frases a lo largo del curso.

Siendo sinceros, no conservo prácticamente nada de lo aprendido. Si acaso memoricé que en nuestra galaxia hay doscientos mil millones de estrellas porque ese dato, que a muchos de mis condiscípulos los inquietó tanto, a mí me llenó de paz pues era la constatación universal de una hipótesis anímica que tenía yo por esos años: “No soy nada”.

La culminación del curso sería armar nuestro propio telescopio para ver un eclipse de luna. Nos dieron los materiales necesarios y se nos instruyó paso a paso. Durante esos días estuve a punto de abandonar el aula porque Sergio se acercaba a cada uno de nosotros a darnos indicaciones, a corregir detalles, o simplemente a platicar. Mi vocación era la del papel tapiz y odiaba que los adultos me forzara a hacerme visible, que preguntaran por mí, por mi familia, por mis pasatiempos o peor, por mi deporte favorito, cuando un mero vistazo a mi barriga debería haberles prevenido de formular semejante inquisición. No obstante, Sergio pareció intuir mis molestias de antemano y se limitó a guiarme y, solo después de un rato y sin yo darme cuenta, a conversar conmigo sobre libros y películas de aliens, monstruos y hechiceros.

Llegó la noche señalada y nos reunimos todos los niños acompañados de nuestros padres en los amplios jardines de la escuela. Nuestros precarios telescopios estaban en posición y los astros también. Se nos dio la señal y asomamos por el visillo. Yo no pude ver nada más que una oscuridad absoluta. Me aparté avergonzado de mi trasto inservible a sabiendas de que lo había ensamblado mal. Traté de ocultarme en el regazo de mi madre, pero Sergio me encontró y, como siempre, sin necesidad de interrogantes, supo cuál era el problema. Trajo su propio telescopio y me invitó a mirar con la condición única de que, una vez captado todo en mi memoria, escribiera una descripción detallada de lo que había visto.

Al terminar el verano y con este el curso, se nos entregaron dulces y un diploma. Hubo juegos, comida y un sorteo en el que no recuerdo haber ganado nada. Lo que sí recuerdo es que antes de irme, Sergio me llamó a su escritorio y me dijo: “Una mirada prodigiosa es necesaria, pero también la capacidad de describir lo que se ve” y, devolviéndome el texto en que había descrito el eclipse lunar, me pidió: “no dejes de escribir”.

Y aunque he olvidado el nombre de casi todos los astros, nunca he olvidado ese consejo.

La clase de ballet

En el salón no hay trofeos, ni reconocimientos; hay un retrato en blanco y negro de una bailarina perpetuada en un arabesque perfecto, un piano de pared, una barra y un espejo que recubre un muro entero y duplica la habitación, la escasa luz y a Irma ,quien se encuentra a sí misma más frágil de lo que pensaba, sentada con la mano derecha apoyada en el bastón y el cabello blanquísimo. Mirándola ahora es difícil imaginar piruetas, puntas, saltos… Revisa su reloj y constata con angustia que se hace tarde.

Eva es la última de sus alumnas. Generación tras generación pasaron por esas tablas, con mayor o menor éxito, con facilidad o con torpeza, a lo largo de más de medio siglo, decenas de niñas y muchachas. Quedan como testigo solo las flores en su cumpleaños, las esporádicas visitas, las cartas a granel, todas ellas empezando con: “Irmita, me acuerdo de…”, todas llenas de pasado.

La vejez es cansancio por cargar tanto pasado y tantos futuros perdidos, piensa Irma mientras recuerda por millonésima vez la carta de aceptación de la Royal Academy of Dance y el telegrama de su padre cortando el hilo que apenas empezaba a tejerse entre ella y su sueño. El negocio iba mal, necesitaban su ayuda. La maleta que había empezado a empacar para Londres terminó acompañándola a León, donde hubo de quedarse el resto de sus días

—Disculpe, maestra— dice una vocecita desde el flanco izquierdo del espejo.

La niña corre al vestidor, enredándose en su larga bufanda, tropezando al quitarse sus pesadas botas mojadas, y tras unos instantes sale preparada, con leotardo y zapatillas, aunque con jirones de cabello escapándose del moño.

—Evita, con estos modos no vas a llegar a convertirte en Eva— dice Irma y señala el retrato de la bailarina.

La niña hace puchero y se da la media vuelta para tomar su sitio a un costado de la barra. Al volverse de nuevo, da la impresión de que ha crecido.

Irma pone música en la grabadora y comienza a dictar: “Primera posición. Plié…”, Eva obedece y en cada repetición afina su técnica, suaviza sus gestos, mejora su postura y, más curioso, se vuelve más esbelta, más alta, más adulta.

—¡Eva!— interrumpe Irma —. No quieras adelantarte, vamos paso a paso.

Eva resopla.

—Hoy tengo ganas de algo emocionante, Irmita, quiero grand jeté, pas couru, grand battement...

—Evita, hazme este favor— dice Irma con la voz quebrada y refugia el rostro en la mano.

Eva frunce el ceño. Ve a Irma y su estampa herida le trae a la mente a la adolescente que una vez, hacía ya varias décadas, se había plantado en la puerta de su estudio preguntando tímidamente si era ahí donde enseñaba ballet la famosa Eva Beltri; la misma adolescente que minutos después, cuando le pidió que le mostrara lo que sabía, la sorprendió con una técnica pulida y un talento natural, pero sobre todo con un carácter enorme, de al menos diez veces el tamaño de su cuerpo; la misma adolescente que en un par de años se convirtió en su discípula predilecta y casi en su hija. Eva conoce muy bien a Irma y sabe que lo que necesita en este momento no es una aprendiz, así que deja su posición y camina hasta la frontera de cristal que las separa.

—Irma, ven, quiero verte a ti y no a tu reflejo— dice Eva. Su voz ahora suena rasposa.

Irma se levanta con dificultad y atraviesa el salón vacío. Esperándola está Eva con el cabello gris y la cara cuantiosa en arrugas.

—¿Qué pasa?— pregunta Eva y posa la palma de su mano sobre la fría superficie del espejo, ofreciéndola.

Irma acepta el gesto de consuelo y al encontrarse las manos envejecidas pareciera que son en verdad un reflejo.

—Ay, Evita, no sé. Lo mismo de siempre— dice Irma y mira de reojo la foto de la bailarina —¿Sabes que hasta la fecha me preguntan si ésa en la foto soy yo?”.

—Ya te he dicho que quites ese retrato. Solo te hace pasar tristezas.

—¿Cómo te voy a quitar, Eva? No, el problema no es la foto, ni que nos confundan. El problema es que no lo merezco. Te fallé. No me fui a Londres y como tú me lo advertiste, la vida me comió. Me casé, tuve hijos; las obligaciones me ganaron y mírame ahora, sola en mi academia, con la cadera arruinada y un fantasma como mi única alumna”.

—Bueno, no cualquier fantasma— dice Eva en tono burlón —, sino el fantasma de la bailarina que enseñó a Ana Pavlova a bailar el jarabe tapatío en punta, nada más y nada menos.

Irma se ríe a medias, sinceramente, pero derrotada.

—Te entiendo— dice Eva poniéndose seria —. La vida te dio otras cartas. Ni modo. ¿Qué vas a hacer?

—No me entiendes. Tú creciste para ser Eva Beltri. Apareciste en películas,  viajaste por el mundo, tus zapatillas serán preservadas por algún museo. Yo soy la maestra Irmita y eso es todo.

Al decir esto, Irma desploma todo su magro peso sobre el bastón.

—Yo no tuve la oportunidad de saber qué bailarina pude haber sido.

—¿Tú sabes por qué vengo aquí cada noche?— pregunta Eva de pronto.

—Para hacerme compañía— responde Irma.

—Tú eres tonta, ¿o qué?— dice Eva francamente fastidiada —. Mira a tu alrededor, mira este salón, escucha el barullo de medio siglo almacenado aquí, relee las cartas apiladas en tu escritorio. Vengo porque quiero aprender con la maestra Irmita de la que tanto hablan.

Irma eleva sus ojos para encontrarse con los de su antigua mentora.

—Quizás nunca sabrás si pudiste ser la mejor bailarina; pero una cosa es segura: eres la mejor maestra— dice Eva y, sin mediar más palabras, vuelve a la barra.

Desde ahí, nuevamente con voz y cuerpo infantil, pide:

—Empecemos la lección, que ya es tarde.

Irma regresa a su asiento y se dispone a reanudar la clase.

Time Whale Spent: Talkin’ bout Moby Dick

This time Jorge joins English professor, Kristin Van Tassel to talk about Moby Dick, or The Whale. Panned by critics at the time and now considered one of the greatest novels ever written. Everyone knows the story: Madman desperately tries to catch and kill a giant white whale, but even if you think you know it, Moby Dick holds many surprises for those who finally dare read it. Here we discuss how it surprised us, what it possibly means, and how it still speaks to our time. Join us!

Read more about Melville, his letters to Nathaniel Hawthorne, and about how critics hated his book here.

Read (or listen) to Jill Lepore’s excellent essay on Melville’s life, writings and his relationship to his home place here.

You can find Tony Morrison’s seminal writing on not only Moby Dick but whiteness in general in American literature here, or in her collection of essays: Playing in the Dark.

Check here for Rodrigo Fresán’s comments on just how modern Moby Dick is.

The article where Roberto Bolaño speaks of Huckleberry Finn and Moby Dick as two novels pointing to two distinct paths in literature is “Our Guide to the Abyss”, included in Between Parentheses.

And here’s a selection of Kristin Van Tassel’s writing.

Navidad con N de Nostalgia

Entusiastas arranca con uno de mis primeros entusiasmos: la Navidad. Historia y memorias de distintas latitudes se unen para formar una especie de paseo navideño. Incluye un cuento inédito de Karla Gasca y el piano del maestro Mario Alberto Hernández.

Ya pueden leer el cuento de Karla Gasca también: El vestido de gala.

Este episodio se hizo con información tomada de los siguientes artículos:

Y finalmente recomiendo ampliamente visitar el genial viaje pictórico compilado por The Public Domain Reveiw: A Pictorial History of Santa Claus

Tu pedido va en camino

Debe ser un borracho que se quedó dormido, pensó con temor Álvaro, pues nadie respondía en el interfón. Tenía que ser un caso así de triste para pedir McDonald’s en Nochebuena. Aunque, si se ponía a pensar, el caso verdaderamente triste era el suyo. La gente lo miraba y no faltaba quien le tomara fotos. De hecho, uno de esos retratos, acompañado de la leyenda: “No hay edad para quien no se rinde” se había vuelto viral. Le hacía rabiar mirarse en un cartel motivacional, pero era inevitable que su estampa llamara la atención: un viejo gigante, con una barba blanca tan abundante que el cubrebocas asomaba apenas entre bigote y mentón, y una barriga que se rehusaba a ceder a pesar de las horas diarias de ciclismo.

No le molestaba trabajar, lo prefería a estar encerrado en su departamento sin nada que hacer, mas extrañaba el calor de la maquinaria y la charla con los colegas. Todavía se encontraba con algunos: a Ramón y a Zúñiga los veía seguido, sobre todo fuera de la trattoria de Marcovaldo cuyas pizzas estaban de moda, y cuando se veían fumaban uno o dos cigarros y platicaban, casi siempre de lo mal que andaba todo, mientras esperaban sus respectivas órdenes.

Lo que más lamentaba era la pérdida del festival navideño. Diría que había nacido para interpretar ese rol, pero sería inexacto; en realidad había envejecido para interpretarlo, pues desde que cabeza y rostro se le habían llenado de canas, mirarse en el espejo era como ver un anuncio de Coca Cola. Los que lo habían precedido siempre requerían retoques: un poco de relleno en el abdomen, botas con plataforma, barba y bigote falsos… Él no necesitaba ni el rubor en las mejillas porque desde niño tenía los cachetes colorados, y su voz de barítono era la cereza brillante sobre el pastel. Cuando soltaba su carcajada bombástica, veía en el brillo de los ojos infantiles la eliminación de cualquier resto de duda: sí, era él.

Este año habría sido su décimo aniversario en el papel y para celebrarlo se había mandado hacer su propio traje rojo, con hojas de acebo bordadas con hilo dorado en el canesú y los puños. Había esperado con ansias esa modesta forma del estrellato; no obstante,  como tantas otras cosas, se tenía que cancelar y no había vuelta de hoja. El traje lo había vendido a una tienda de disfraces y con ese dinero había comprado la bicicleta, usada, pero en buen estado y de un rojo brillante que cuando menos recuperaba el tono de la temporada.

Finalmente, una figura apareció en las escaleras, tambaleándose no por alcohol sino por edad. Era una anciana quien, tras más instantes penosamente alargados, cruzó el vestíbulo, abrió la puerta y extendió una mano. Álvaro, impaciente, le acercó la bolsa de comida y sólo entonces notó que entre sus arrugados dedos, la mujer estrujaba algo.

—No, gracias — dijo Álvaro pensando que se trataría de una propina, al tiempo que le tendía con más vehemencia su encargo.

—La hamburguesa, si gusta, quédesela — dijo la anciana —. Lo que quiero es que lleve esto a mi nieto.

Álvaro prestó más atención al paquetito que le entregaba la señora: una cajita azul con un moño color amarillo y una etiqueta grande que leía: “Para Íñigo, de su abue”.

—Es que no funciona así, señora.

—Le pagaré — dijo la señora.

—Usted necesita un servicio de paquetería.

—Cualquier otro año se lo habría dado yo, pero ya ve…— agregó la viejecita potenciando su tono lastimero.

—Perdón, señora, pero…

—¡Oh, por favor! Ha sido un año tan difícil, con su padre sin trabajo…

—Señora…

—Tal vez sea el único regalo que reciba este año, el pobre…

Álvaro miró el paquetito de nuevo.

—¿Y qué es?

La mirada de la anciana se iluminó.

—¡Un gorrito! Se lo hice yo misma, mire…

Abrió la caja y le mostró la prenda color verde menta, con un perro o un conejo bordado al centro, hecha claramente con amor aunque no por eso menos fea. Álvaro sonrió.

—¿Y a dónde hay que llevarlo?

Partió veloz, cruzando la ciudad desierta con sus adornos que brillaban para nadie y su inusual silencio atravesado por los hilos invisibles de las videollamadas; surcando las calles transitadas solo por otros que, como él, llevaban sus cargamentos de arroz frito, de tacos y kebabs, y alitas de pollo, y faláfeles, y sushi para los solitarios del mundo.

Desmontó en la casita indicada y sudando llamó al timbre. Abrió de inmediato un niño.

—¿Eres tú— preguntó Álvaro consultando de nuevo la etiqueta —Íñigo?

El niño meneó la cabeza afirmativamente.

—Tu abuelita te manda esto— dijo y le entregó la caja al niño, quien la recibió sin siquiera verla, manteniendo sus ojos grandes como platos clavados en él.

Álvaro pensó que, o bien el niño no era muy elocuente o ya estaba cansado, así que le deseó una feliz navidad y tomó su bicicleta. Los ojos del niño se abrieron aún más.

—¡Sí me la trajiste!— exclamó. —Mi papá había dicho que no podrías, ¡pero yo sabía que sí!

En ese momento Álvaro identificó ese brillo tan conocido, esa expresión irrepetible que quería decir: sí eres el verdadero, el auténtico, sí eres . Álvaro sintió los reflectores de nuevo sobre él y subió a su escenario.

—Oh, pero claro que sí, querido Íñigo. ¿Cómo podría haberlo olvidado?

Más tarde esa noche, mientras Álvaro descansaba en una banca del centro, comiendo su hamburguesa fría, calentándose dando traguitos a su petaca de whiskey y distrayéndose con el celular, se halló de pronto con su retrato viral en redes, pero acompañado ahora de otra leyenda: “Creo que también ha sido un mal año para Papá Noel”. Al leerlo, Álvaro soltó una carcajada que retumbó en los portales e hizo que varios curiosos asomaran por las ventanas de la plaza. Se levantó y, todavía riendo, reemprendió su caminata a casa.